Nueva sección en mi página Web

Nueva sección en mi página Web en la que podrás encontrar una breve selección de cada uno de los poemarios que he publicado hasta ahora. Los primeros están agotados, pero «Arma Letal» se puede adquirir en la Librería de Cultura en la calle Atarazana No. 2 en la zona colonial de Santo Domingo y «Matar al padre» lo puedes adquirir en las librerías de Madrid y el Llibreria Pròleg de Barcelona, además de que lo puedes comprar a través de Amazon para mayor comodidad.

La página es www.rosasilverio.com y el enlace directo para entrar a leer la selección de poemas lo tienen pinchando AQUÍ.

Fotos de medios de prensa

Gracias a los medios de comunicación Portada Latina y El Periódico Latino por estas fotos que me hicieron durante mi participación en la mesa redonda que se realizó en Barcelona sobre el papel de las mujeres escritoras en la literatura iberoamericana.






Semana de la Cultura Dominicana en Barcelona

Aquí están las fotos de mi participación en la Semana de la Cultura Dominicana. Ahí participé en una mesa redonda hablando sobre el papel de las mujeres escritoras en la literatura iberoamericana y luego tuve un recital acompañada por el violonchelista catalán Octavio Santos.















Tour Barcelona

Algunas fotos de mi estadía en Barcelona, mi tercera visita a esta bella ciudad, y el tour que hicimos mi esposo y yo.












Dominicana en Clave

Mañana sabádo 11 de octubre estaré en el programa «Dominicana en Clave» conducido por el gestor cultural Norberto Azor. Estaré hablando sobre mi obra literaria y sobre el Día de la Hispanidad. El programa lo pueden ver en vivo en la página www.radiotvnuevomilenio.com. De todos modos, como creo que lo graban, luego intentaré compartir el fragmento de mi participación.


Semana Cultural Dominicana en Barcelona

Los días 16, 17 y 18 de este mes estaré en Barcelona en la celebración de la Semana Cultural Dominicana en Barcelona. 

El jueves 16 participaré en una mesa redonda en donde hablaremos sobre el papel de las mujeres escritoras en la literatura iberoamericana. Además de mí, estarán participando las escritoras: Cristina Peri Rossi, Ethel Sablich y Monserrat Ferrás.

El viernes tendré un recital en solitario llamado «El arco y la lira». La presentación estará a cargo del escritor Fausto Leonardo Henríquez y me acompañará el violonchelista catalán Octavio Santos. 

Aquí os dejo el programa. 

Sesión con Emmanuel Bretón

Comparto aquí algunas fotografías de la maravillosa sesión que me hizo mi querido amigo Emmanuel Bretón, a quien le estoy profundamente agradecida por estas preciosas imágenes. Para verlas más grande, pinchar sobre cada imagen. Por cierto, esto del pelo corto es solo el look del verano. La melena volverá.










Facebook, Literatura, Grupillos, Editores y Antologadores

Las redes sociales como los blogs y el Facebook han servido para masificar la literatura, para hacerla llegar a una mayor cantidad de público, para que gente de todas partes pueda acceder a ella. Autores jóvenes que no han tenido la oportunidad de publicar con una editorial han utilizado las redes sociales como medio para dar a conocer su obra. Recuerdo cuando publicaba mis poemas en mi blog hasta que ya hace casi tres años decidí no publicar nada en ninguna red hasta que antes no hubiera sido publicado en un libro. ¿El motivo? Cuando se publica en las redes se suele publicar en «caliente», no se deja enfriar ni añejar el texto, y creo que esto no le hace bien a ningún escritor. La literatura necesita su tiempo de maduración, ya lo dijo Rilke, y en particular la poesía necesita no solo de escritura, sino también de revisión y corrección. Con esto no quiero decir que estoy en contra de quienes sí publican en las redes sin antes haber publicado esos textos en un libro. Yo creo en la libertad y en que cada uno debe hacer aquello que considere más conveniente. Por eso respeto a quienes no hacen lo mismo que yo, pero mi experiencia me ha llevado por el camino en el que estoy ahora, que no quiere decir que sea el mejor, sencillamente es mi método de trabajo.
Por eso no publico ningún poema que antes no haya sido publicado y que ya haya pasado por todo un proceso. Sin embargo, me gusta usar mi muro de Facebook y mi blog para publicar selecciones de mi poesía ya publicadas y que así la gente pueda acercarse a mi obra, a mi propuesta creativa. Este es uno de los grandes beneficios de las redes. Por esto me han llegado invitaciones a recitales, a antologías y otros proyectos interesantes.
Sin embargo, observo con gran preocupación, como Facebook se está convirtiendo en una red de «tumbar el polvo» (en dominicano) o «hacerle la pelota» (en español) a muchos aspirantes a escritores o a escritores publicados que carecen de talento (y también a autores que sí tienen talento). El problema es que en la mayoría de los casos la calidad de estos autores se mide por su nivel de popularidad y de la cantidad de «Me gusta» que tengan y no por el contenido de sus publicaciones poéticas. Esto sinceramente me da mucha vergüenza.
Lo peor de esto es que hay editores que se mueven en esta red social a los que si no les tumbas el polvo, o sea, le haces la pelota, no te toman en cuenta para nada, ni siquiera para una antología. No prima la calidad, prima la amistad, que me caigas bien, que me apoyes y que seas parte de «mi grupillo». Si no eres parte de ese «grupillo» te quedas fuera y no te toman en cuenta. No tienen ni la delicadeza de dedicarse a estudiar tu obra.
Y peor aún es que muchos de los que hacen una antología y que a veces, como por acto de suerte o de magia, te invitan a participar de una, creen que te están haciendo un favor, cuando es el autor el que le hace el favor al antologador al permitirle publicar su texto y casi siempre sin ningún tipo de retribución económica, pese a que la antología sea comercializada. Incluso, no tienen la delicadeza ni siquiera de enviarte un ejemplar ya que apareces en la antología.
De todos modos, hay que decir, que todo antologador tiene derecho a invitar a participar en una antología a quien le dé la gana, pero creo que si se toma su trabajo en serio, lo hará con el mayor rigor posible.
Esto situación me apena mucho porque pone al escritor en una situación de desventaja, dándole el poder, como siempre, a editores, antologadores y a los ya mencionados «grupillos».
Si alguien, por ejemplo, quiere hacer una antología de las mujeres poetas de Madrid, no se detiene a estudiar la obra de estas poetas para escoger las mejores, sencillamente invita a sus amigas, a su grupillo o de quien ha escuchado quizás un texto, pero no ha hecho una investigación profunda para que esa antología cobre peso real.
Una situación que se da con frecuencia es la de escritores que le hacen la pelota a otros a través de estas redes con la solapada intención de que estas personas se sientan obligados a apoyarles, no solo dentro de la red sino fuera de ella.
Yo lo lamento. No tengo tiempo para hacerle la pelota a nadie. Creo en los verdaderos lazos de amistad y tengo muy buenos amigos y amigas en el mundo literario español, pero a esos los divido en dos grupos: los amigos a los que quiero por lo que son, por su personalidad y porque se han ganado mi corazón (muchos son buenos poetas y otros no tanto, pero eso no me importa, lo que valoro es lo que les doy y lo que me dan). Por otro lado están los colegas a los que no conozco de cerca, quizás he tenido algún roce, pero los leo y me gustan, reconozco su talento, los respeto y admiro.
Yo siempre estoy abierta a que me inviten a un recital, a participar en una antología, a sumarme a algún evento o proyecto vinculado con la cultura. Sobre todo si es algo que me gusta y me apasiona. Entonces le pongo más ganas y lo hago con mayor gusto, por lo general sin esperar nada a cambio. Quizás lo único que espero es que se me respete como persona y como autora.
También me he dedicado a realizar eventos literarios, algunos con amigos y amigas y otros con personas que no son cercanas, pero que me llaman la atención, que me resultan interesantes, que me parecen voces genuinas. La gestión cultural siempre me ha gustado y por eso le he dedicado parte de mi tiempo a ella. Pero es otra cosa que hago sin esperar nada a cambio, la prueba está en que nunca he exigido que se me invite a un recital o a que se me incluya en una antología o se me publique en una editorial.
Insisto en que para mí es un gusto siempre participar en cualquier proyecto literario, pero no a costa de la dignidad o de prestarme a cosas con las que sé que me sentiré muy incómoda.
En Madrid hay mucha vida cultural, pero reconozco que no soy muy salidora, que no me prodigo demasiado y que no acudo a muchos eventos. La razón es muy sencilla: soy muy casera y para mi es muy importante pasar tiempo de calidad con mi marido. Sin embargo, siempre que puedo acudo a apoyar a algún amigo o amiga que publica un libro (o va mi esposo en nombre de los dos), o me paso por algún recital que me resulte interesante, por alguna conferencia o acto que me llame la atención en el que crea que me la puedo pasar bien o porque sencillamente quiero apoyar a sus organizadores.
Pasé tres meses y siete días fuera de España y desde que he llegado no he asistido a ningún evento literario. Me cuesta mucho. Estoy todavía en la fase de adaptación, calentando el corazón de mi amado, organizando cosas en casa y desarrollando proyectos personales. Espero que más adelante pueda animarme y participar en más eventos, pero nunca lo veré como una obligación o una imposición. Siempre lo haré porque quiera y me apetezca, que es como debe ser. De lo contrario todo se convierte en una verdadera tortura. Y añado que un autor no debería ser mejor considerado solo porque acude a más eventos o tiene más seguidores, sino sencillamente por la calidad de su obra.
Qué bien se siente cuando alguien te contacta porque te ha leído y se interesa en lo que escribes y no en si eres parte de su camarilla o en si eres amigo suyo. Yo he tenido este tipo de experiencias y han sido las más gratificantes. Lo mejor que le puede pasar a un autor es que el editor, el antologador o el lector crea en él, que le guste su obra por encima de su personalidad o de si se es cercano.
Si pueden entender todo lo que he escrito, muy bien. Si no están de acuerdo, respeto vuestro punto de vista, pero es así como yo lo veo todo.
Lo que sí es que quiero terminar escribiendo algo como si lo dijera en voz alta: vamos a leernos más y a hacernos menos la pelota. Eso sería muy valioso y sería un paso hacia adelante porque permitiría que buenos escritores se conozcan y tengan más oportunidades. Oportunidades de publicar en editoriales, de ser tomados en cuenta en una antología, de recibir elogios sinceros y sin dobleces, y críticas constructivas y saludables. Y sobre todo, que se trasciendan los grupillos y las peñas que solo se leen y se publican entre ellos.
Con esto ya termino y espero que este otoño y la temporada invernal traigan buenas cosas para todos ustedes y porqué no, para mí también.