Descanso


(Dormir. Fausto Ortiz)


Dormir.
Cerrar los ojos para siempre.
Olvidarme de nostalgias,
quejas o lamentos.
Simplemente descansar
y renunciar a la tristeza,
a la angustia de mis manos
y a las fábulas suicidas
que teje mi cabeza.
Dormir.
Despojarme de las alas
y arrojarme al pavimento.


© Rosa Silverio 2005
Todos los derechos reservados