Sueño




No me importunes con tu canto,
no quiero despertar del sueño eterno del silencio
Déjame dormir ahora
antes de que tenga que partir hacia el misterio.
Déjame guardar los baúles de mi vida,
recoger los recuerdos, pagar las cuentas,
regalar las pocas flores que han sobrevivido al otoño.
No me despiertes todavía de este sueño,
no estoy lista para volar tan lejos,
me falta repartir el pan, visitar a los peces,
para cuando despierte
las alas ya estén bordadas
y mi cuerpo repose tranquilo.


© Rosa Silverio 2002
Todos los derechos reservados