Niño de un año intoxicado

Esta nota salió en el Listín Diario de hoy. A esto me refería cuando decía que nuestros niños tienen que vivir en un mundo que cada día se vuelve más peligroso para ellos.

Espero que en la edición de mañana de este mismo diario salga otra nota en donde no sólo se explique el hecho y el estado de salud del niño, sino que también digan qué medidas tomó el Departamento de Protección del Menor, en dónde estaban los padres del niño y si ellos celebraron la "gracia" del abuelo quien a lo mejor está viejo pero no loco. La mayoría de las personas menores de edad toman alcohol en presencia de sus padres o son sus mismos progenitores quienes se lo dan. Hace un par de meses estuve en un hotel de Bávaro y me sorprendió ver a una señora (probablemente estadounidense o canadiense) que estaba fumando un tabaco y se lo pasó a su hijo, un niño que debía tener unos 8 ó 10 años. El niño lo tomó, sorbió y luego se lo pasó a su hermano, un joven de aproximadamente 15 años. Esa es una manera "peculiar" de amarse y de la familia demostrar que lo "comparten todo".
Además de la siguiente noticia, en la sección La Vida salió un reportaje firmado por la periodista Mercedes Guzmán, titulado Niños que guayan la yuca, en el que se refiere a esos menores dominicanos que realizan trabajos no aptos para su edad.


Doris Pantaleón
SANTO DOMINGO.- Estable, aunque delicado, se encontraba ayer ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital infantil Robert Reid Cabral un niño de un año de edad, afectado de intoxicación alcohólica, tras llegar al hospital convulsionando y en estado grave, luego de que supuestamente su abuelo le diera a tomar un vaso de ron.El niño Carlos de los Santos, procedente de la comunidad de Caballona, Manoguayabo, en Santo Domingo Oeste, fue llevado al hospital el domingo de Navidad a las 2:00 de la tarde, tras haber ingerido 250cc de ron.
La doctora Dulce Vázquez, quien le atendió en el hospital, explicó que la madre del niño informó que su abuelo le había dado la bebida. No fue posible conversar con los familiares del infante, porque no se encontraban en la cercanía del área donde estaba ingresado, y no se le pudo localizar en el centro asistencial.
Ayer el infante se encontraba delicado, pero en proceso de recuperación, informó el director del hospital doctor Emilio Mena Castro, quien calificó el caso como dramático.“Ese niño llegó aquí convulsionando, y en estado de somnolencia, ha ido mejorando lentamente y todavía no podemos decir con precisión cual será su evolución”, dijo. Informó que al hospital también ingresaron durante el fin de semana cuatro niños con quemaduras importantes.
Tres infantes resultaron con quemaduras ligadas a vuelo de chichiguas que hacen contacto con alambres del sistema eléctrico, y uno de seis años se quemó una mano con fuegos artificiales. Mena Castro explicó que en dos de los niños de 13 y 12 años que volaban chichigua la superficie corporal quemada sobrepasa el 80 por ciento, por lo que su estado es de pronóstico reservado, y el otro, procedente de Azua, tiene el 17 por ciento de la superficie corporal quemada.