De vuelta... al blog

¡Holaaaaaaa!
¿Me extrañaron?
Estuve unos días fuera de la red porque me cambié de casa y todavía Verizon no me había instalado el teléfono e Internet, pero ayer vino Nelson a casa, un chico con piel color chocolote, que estuvo toda la mañana haciendo la instalación en mi casa.
En la tarde fui a Santo Domingo y anoche, al regresar, descubrí que además de tener teléfono, ya mi ADSL estaba funcionando.
Sólo entré a revisar mi correo porque me sentía horrible. Tenía un dolor de cabeza espantoso, una llaguita en la boca que no me deja comer, y de paso me desperté en la madrugada a tomar algo porque me dolía mucho la garganta.
Como ven, los achaques de la edad no perdonan. Si eso es ahora, qué será cuando tenga unos añitos más. No me aguantarán ni en un hospicio, jeejejejje.
Estos días sin Internet he estado arreglando la nueva casa. Ya estoy bien instalada y me siento muy cómoda. También me he dedicado a escribir, en especial el sábado y el domingo que fueron días muy productivos porque escribí un poema que me encantó y otro con una temática que siempre había querido abordar pero no me salía, sin embargo el sábado fluyó con naturalidad y casi por azar.
También estuve con mi sobrinita que vino a visitarme, fui el sábado a ver a Harry Potter y me reí mucho, estuve de anfitriona de una buena amiga y una chica post adolescente, y le di los toques finales a un proyecto viejo.
Ahora estoy de vuelta y todavía me falta ponerme al día.
Debo confesarles que los extrañé y que espero que no hayan celebrado una fiesta en mi ausencia.
Me hicieron mucha falta los blogs y los amigos de siempre, así como sentirme conectada con el resto del mundo.
Sólo les pido que me den un poco de tiempo y volveré a estar entre ustedes. Rápidamente esta mañana he entrado a las páginas de Joanne, Joel, Osvaldo, Emmnuel, Athenea y otros amigos, y me he quedado alucinada. Ya tendré la oportunidad de visitarlas con calma.
Gracias por seguir visitándome en mi ausencia. Gracias, Joel.
Es bueno reencontrarse.
Cariños,
Ro