Con qué espejos, con qué ojos...

No me canso de leer este poema. Ojalá algún día alguien me diga lo mismo de alguno de los míos.

Descubrí esta joya hace un par de años gracias a un amigo que me recitó unos versos por teléfono y luego lo busqué por Internet.

Un tema difícil tratado con tacto, honestidad y dolor.

Espero que les guste y los conmueva.


Vestido de novia
Por: Norge Espinosa

Por eso no levanto mi voz, viejo Walt Whitman,
contra el niño que escribe
nombre de niña en su almohada,
ni contra el muchacho que se viste de novia
en la oscuridad del ropero.
Lorca

Con qué espejos
con qué ojos
va a mirarse este muchacho de manos azules.
Con qué sombrilla va a atreverse a cruzar el aguacero
y la senda del barco hacia la luna.
Cómo va a poder
Cómo va a poder
así
vestido de novia
si vacío de senos está su corazón
si no tiene las uñas pintadas
si tiene sólo un abanico de libélulas.
Cómo va a poder abrir la puerta sin afectación
para saludar a la amiga que le esperó bajo el almendro
sin saber que el almendro raptó a su amiga
le dejó solo.
Ay
adónde va a ir así este muchacho
que se sienta a llorar entre las niñas
que se confunde
adónde podrá ir así
tan rubio y azul
tan pálido
a contar los pájaros
a pedir citas en teléfonos descompuestos
si tiene sólo una mitad de sí
la otra mitad pertenece a la madre.
De quién
a quién habrá robado ese gesto
esa veleidad
esos párpados amarillos
esa voz que alguna vez fue de las sirenas.
Quién le va a apagar la luz bajo la cama
y le pintará los senos conque sueña
quién le pintará las alas a este mal ángel
hecho para las burlas
si a sus alas las condenó el viento
y gimen
quién
quién le va a desvestir
sobre qué hierba o pañuelo
para abofetearle el vientre
para escupirle las piernas
a este muchacho de cabello crecido
así vestido de novia.

Con qué espejos
con qué ojos
va a retocarse las pupilas este muchacho
que alguna vez quiso llamarse Alicia
que se justifica y echa la culpa a las estrellas.
Con qué estrellas
con qué astros podrá mañana adornarse los muslos
con qué alfileres se los va a sostener
con qué pluma va a escribir su confesión
ay este muchachovestido de novia en la oscuridad
es amargo y no quiere salir
no se atreve
no sabe a cuál de sus musgos escapó la confianza
no sabe quién le acariciará desde algún otro parque
quién le va a dar un nombre
con el que pueda venir y acallar a las palomas
matarlas
así
que paguen sus insultos.
Con qué espejos
con qué ojos
va a poder asustarse de sí mismo este muchacho
que no ha querido aprender ni un sólo silbido para las estudiantes
las estudiantes que ríen
él no puede matarlas
así
vestido de novia
amordazado por los grillos
siempre del otro lado del puente
siempre del otro lado del aguacero
siempre en un teléfono equivocado
no sabe el número
tampoco él lo sabe.
Está perdido en un encaje y no tiene tijeras
así
vestido de novia
como en un pacto hacia el amanecer.

Con qué espejos
con qué ojos.