Mi despedida

(Ro y Judit Fernández, el par que se muda)

Ayer algunos amigos vinieron a casa a darme el "último adiós" por mi traslado a La Romana. Llegaron una hora más tarde pero al ver sus rostros me di cuenta de que la espera valió la pena. Asistieron: Emmanuel, Goretti, Gregorio, Judit, Magdiel, Waldo y su primo, Henry y Pascual Peña, un amigo de hace muchos años quien tuvo la valentía de unirse a un grupo de locos.

Fue una linda noche en la que cantamos, nos reímos y hablamos de el comportamiento de Estados Unidos y sus afanes bélicos, la homosexualidad, el concepto de la fidelidad, el oficio del escritor y la vocación literaria.

Aprovechamos que todavía era 17 de agosto para llamar a Joanne, quien cumplía unas cuantas primaveras. Así que por teléfono le deseamos felicidades y hasta le cantamos.
Judit también aprovechó para darnos los detalles de su mudanza a Altos de Chavón en donde estudiará diseño, así que la tendré cerquita.

La pasamos muy bien y yo me reí tanto que luego me dolía hasta la barriga. Al final terminé bailando algo de los Bee Gees y Gregorio dejando salir su parte más oscura al cantar una canción de Hérores del Silencio como si estuviera matando a alguien con cada nota.

Agradezco a los muchachos su visita y el cariño que siempre me han prodigado.

Aprovecho para recalcarles que seguiré escribiendo en el blog, compartiendo con ustedes aquellas cosas que me importan, así como algunos textos de mi autoría.

(Emma cantando su tema "Si te vas")

(Magdiel y Ro)

(Alone)

(Con Mr. Henry)

(Gregorio desde su zona tenebrosa)