Resurrección


(Imagen: www.megaprints.net)

No es esta mi casa,
no son estas mis manos,
ni son estos los pies
que me llevaron a otras tierras.
Lo que poseo ahora, antes no era mío.
Pero sigo siendo la misma.
Yo metida en otro cuerpo,
yo transfigurada,
rejuvenecida,
de vuelta a la materia,
hecha carne,
hecha rosas,
viva,
inexplicablemente viva.


© Rosa Silverio 2006
Todos los derechos reservados