La viuda negra

(Imagen: Tentación/Priscila Rodríguez )

Ella llegó despeinada. Se apareció sin avisar, con un revólver en la mano. Me dijo que se mataría, que estaba dispuesta a cualquier cosa si la dejaba. Yo la miré horrorizado. Me fijé en sus pupilas irritadas por tanto llanto, en las ojeras que ensombrecían su rostro y en su expresión perdida, como si estuviera enferma o drogada. La dejé pasar. No tenía otra salida. Si le negaba la entrada era capaz de cometer una locura y luego no soportaría enterarme de que se pegó un tiro o se arrojó por algún puente y su cuerpo reventó contra el pavimento de una de las calles de Santiago, o naufragó en las aguas del río Yaque.

La convencí de que se sentara y le supliqué que me entregara el revólver, que lo mejor era hablar, llegar a ciertos acuerdos y no darle la bienvenida a la desgracia. Ante mi preocupación por su estado, la mirada volvió a iluminársele, sin embargo, no quiso soltar el arma. Intenté acercarme a ella pero alargó la mano temblorosa y me mostró el revólver en señal de que a la menor insinuación se haría daño o intentaría lastimarme. Me levanté, fui hasta la cocina y preparé un vaso de agua con azúcar pues dicen que eso calma los nervios. Regresé con la bebida y la puse en la mesa ratonera. Le pedí que se la tomara y, para mi tranquilidad, me hizo caso e ingirió todo el líquido.
-Quédate conmigo -me suplicó.

-Eso es imposible -respondí con suavidad y ella se enfadó.
Blandió el arma frente a mí cara y se le resbaló, pero con la mano izquierda volvió a empuñarla y me apuntó a la cabeza. Me quedé quieto pues sabía que ella era capaz de cualquier cosa.
–Cálmate. Recuerda que hablamos antes de tomar esta decisión y acordamos que era lo mejor por tu bien y por el mío.
-Fue tu decisión, no la mía... Yo no voy a separarme de ti.
-No nos separaremos, lo sabes. Seguiremos viéndonos, compartiremos en las reuniones familiares, te seguiré queriendo y cada vez que me necesites podrás contar conmigo.

-Yo no quiero tu cariño, quiero tu amor- exigió ella. Luego se levantó del asiento y se acercó a mí como solía hacerlo siempre, como una leona a punto de atacar, como una serpiente o una araña peligrosa dispuesta a devorarme. Noté que las arrugas le estaban comiendo el rostro y que su piel hacía mucho tiempo que no era tan firme como yo la recordaba, pero seguía siendo hermosa y elegante. Su cabellera se tendía sobre su espalda como una noche seductora, y sus extremidades, largas y curvas, parecían enredaderas o hilos que con gozo atrapaban a todo el que se atrevía a aproximarse.

Ella había sido la primera mujer en mi vida, mi iniciación, mi punto de partida y mi retorno, la maestra y el verdugo. Me había enseñado las delicias del amor y la magia del secreto. Me había embrujado con sus feromonas y no conforme con saciar las lujurias de su sexo, ahora me exigía que me quedara con ella, pegado a su telaraña para siempre.

Por eso, cuando se acercó a mí como un arácnido en celo, con los ojos enrojecidos, y con la piel oscura y luminosa, sentí miedo y al mismo tiempo me costó rechazarla pues desde que empezaron nuestros juegos, ella me atraía más que cualquier cosa en el mundo. Al mismo tiempo, había algo que me causaba repulsión, y era eso lo que me afectaba de tal manera que sólo deseaba acabar con aquella relación descabellada y sentar cabeza de una vez y por todas.

-Por favor- le pedí agarrando sus manos con firmeza pero al mismo tiempo con una ternura que me resultaba inevitable.
Ella pareció no entender o no aceptar mi rechazo y bajó su mano hasta mi entrepierna. A pesar del pijama, pude sentir la suavidad de las yemas de sus dedos y sus uñas inquietantes. Me desconcertó que, pese a la gravedad del asunto, ciertas partes de mi cuerpo se tensaran y volvieran a desearla.

-¿Lo ves? ¡Siempre me has deseado con la misma intensidad que yo te deseo a ti! -afirmó ella triunfante.

-¡Por Dios, ya déjalo! -le grité molesto por su tono victorioso y aparté su mano.
Sabía que si flaqueaba en aquel momento, todo se convertiría en un enredo imposible de deshacer, en un círculo en el que estaría condenado a girar por siempre. Así que decidí mantenerme firme e ignorar sus insinuaciones y ruegos. Era conciente de que no podía continuar en una relación que debía permanecer en secreto y en la que terminaría remitiéndome a la hora fatal del apareamiento, en la que ella, como una viuda negra, copularía conmigo y luego terminaría devorándome. Por eso, y porque al fin quería ser algo más que un pólipo baboso dependiente de ella, fue que inicié la relación con Carla y estaba seguro de que gracias a su amor, podría redimirme.

Justo en ese momento escuché el familiar sonido de la cerradura y era precisamente mi novia, quien traspasó el umbral con la misma alegría de siempre, pero al ver quien me acompañaba me miró asombrada. Noté que no reparó en el arma, dado que la otra la había escondido.

-Hola -dijo Carla mirándonos a ambos con desprecio.

-Hola, querida -le dijo la araña maligna, quien en un gesto fingido se acomodó el vestido y le dirigió una sonrisa malvada.

-Carla, cariño, déjame explicarte -pero no pude decir nada más. Sacó el anillo de compromiso que llevaba en el anular de la mano izquierda y lo colocó en la repisa, junto con las llaves del apartamento. Antes de marcharse, me dijo-: No vuelvas a buscarme.

Yo me quedé sin habla y cuando vi a Carla salir, me di cuenta de que también mi futuro se había ido con ella.

-¡Al fin! -celebró la viuda negra.- Al fin se dio cuenta de que me perteneces.
Se acercó lentamente y se apretó a mi cuerpo.

Carla me había dicho que si volvía a verme con ella, saldría de mi vida para siempre y ya no habrían otras oportunidades. Sabía que hablaba en serio y por eso fue que corté de cuajo, como quien se extirpa un quiste del cuerpo, aquella relación insana. Sin embargo, las cosas no habían salido como yo pensaba y ahora, la única mujer que había despertado un sentimiento puro en mi interior, me había abandonado a merced del animal lascivo que me abrazaba como si yo fuese un trofeo.

En ese momento me di cuenta de que ya no podría huir del destino que había construido, de que por más que lo intentará jamás podría construir las alas o la embarcación que me llevaran lejos de aquella red en la que se consumía mi alma culpable. Para mi desgracia, yo no había podido ganarle a mi naturaleza débil y la parte más primitiva de mi ser se había impuesto devorándolo todo, consumiéndolo todo, dejando tan sólo los escombros, las sobras, o la nada. Ahora me daba cuenta de que sin importar las batallas que librara, ningún esfuerzo podría liberarme de ese sino que me perseguía semejante a una sombra o un rastro proveniente de otras épocas, de otras vidas similares que me azuzaban como monstruos o fantasmas. Estando frente a ella supe que para mí no había otro camino. Como una pelota que rueda cuesta abajo o como una manzana que cae de manera irremediable, me arrodillé frente a la viuda negra. Y así, embargado por un fatídico sentimiento de impotencia, recordé a mi predecesor Edipo y arranqué mis ojos de sus cuencas. Luego, como una ofrenda por su triunfo, con humildad se los entregué a mi madre.

© Rosa Silverio 2006
Todos los derechos reservados