Ariadna y El Puro Cuento

[Ariadna Vásquez Germán es periodista y escritora. Reside en México. Ha publicado los poemarios "Una casa azul" y "La palabra sin habla", y la novela "Por el desnivel de la acera". En la actualidad colabora con la editorial Praxis y es una de las artífices de la revista El Puro Cuento, cuyo segundo número ha sido dedicado a la narrativa dominicana contemporánea. A continuación, una entrevista realizada a la autora y publicada en la sección cultural Ventana del periódico Listín Diario en la que habla sobre el surgimiento de la revista, su vocación literaria y la literatura dominicana.]

LA EDITORIAL “PRAXIS” DE ESE PAÍS LE ACABA DE PUBLICAR SU SEGUNDO POEMARIO
Ariadna hace patria en el México insurgente
Por: Luis Beiro
Santo Domingo.- Entre el 2001 y el 2004, la joven periodista Ariadna Vásquez Germán fue redactora de este periódico. Cubría la Justicia como fuente informativa y, además de sus habituales informaciones y reportajes cotidianos, escribía cuentos, poemas, y una columna en el suplemento “El domingo” titulada “Cabeza de ratón” muy leída por el coraje de sus ideas y su belleza literaria.

Ariadna quería ser escritora y un día del año 2004 partió rumbo a México a estudiar literatura en la UNAM con un libro de poemas bajo el brazo que acababa de publicarle Noé Zayas por su editorial “Ángeles de Fierro”, titulado “Una casa azul” y un manojo de versos antologado también por el propio Zayas en un tomo de jóvenes autoras dominicanas titulada “Safo”. Desde ese tiempo, sus visitas a su tierra natal fueron breves e invisibles. Sus noticias sobre sus publicaciones aztecas nos llegaban de manera fragmentada.

A partir del 2005, su carrera literaria tomó un nuevo giro al unirse a un grupo de jóvenes alrededor de la editorial “Praxis”, una pequeña casa literaria dedicada a las ediciones de autor. Por el sello de esa institución, publicó su novela “Por el desnivel de la acera” y, el pasado año, fundó la revista trimestral “El puro cuento” que, en su número 2, fue dedicada a la joven narrativa dominicana. En este año 2007, “Praxis” le publicó su segundo poemario “La palabra sin habla”. Todos estos logros son motivos para que sus lectores de Listín Diario conozcan de su voz sus ideas, sus principios estéticos y otros temas controversiales de interés.

Luis Beiro: Hasta el 2004 publicaste solamente un poemario (“Una casa azul”) y ganaste una mención en cuento en Casa de Teatro. Después del 2004, publicaste una novela “Por el desnivel de la acera”, otro poemario “La palabra sin habla” y tienes inédito un libro de cuentos, además de formar parte del Consejo de Redacción de la revista “Puro Cuento”. ¿A qué se debe tu explosión de creatividad en tierras aztecas?
Ariadna Vásquez: Creo que eso que llamas explosión de creatividad se debe más bien a que en estos momentos estoy en constante contacto con la literatura, más de lo que estuve allá, y se debe también a que estoy estudiando letras y eso me permite estar más cerca de los libros que más disfruto y de los que no, pero que sirven muchísimo como estudio. Yo pienso que uno puede escribir en las peores condiciones posibles, si no tienes tiempo, si no tienes dinero, si no tienes espacio o tranquilidad espiritual, lo que sea, eso más bien tiene que ver con el escritor, muchos de los grandes escritores han creado sus mejores obras en situaciones de crisis, así que eso tiene que ver con el escritor, con la relación que se va desarrollando con la escritura, la disciplina que se va creando a través del tiempo, yo nunca he sido muy disciplinada pero, últimamente, en los últimos años, he adquirido, casi sin darme cuenta, cierta capacidad para escribir en cualquier condición, si antes no escribía tanto allá en Santo Domingo, tuvo que ver más conmigo, porque siempre encontré ese tipo de excusas como el trabajo, el tiempo, y esas cosas, aquí es igual, te subes a un mundo ajeno y cuando menos lo crees miras a tu alrededor y estás llena de ocupaciones, yo lo que trato es de escribir lo más que puedo, y sobre todo leer más, estudiar mucho más, eso ayuda mucho.

LB: Hiciste realidad tu sueño de dedicar un número de la revista literaria “El puro cuento” a la narrativa joven de República Dominicana. Reuniste cuentos de Rey Andújar, Juan Dicent, María Isabel Soldevilla, Hyden Carrón, Frank Báez, Rosa Silverio y tú, todos veinteañeros largos. ¿Crees que ya hay una nueva generación de escritores dominicanos con una obra en marcha, un discurso, un contenido y posiciones estéticas encontradas frente a la última generación reconocida (la de los ochenta)?
AV: Yo creo que en cierta medida sí hay un discurso distinto, la literatura de esos escritores que mencionas no está cercada por la postguerra, ni por el pensar, por ejemplo, hay una estética distinta en cuanto a cómo decir lo que se dice, pero no sé si son posiciones encontradas, creo que son más bien muy individuales, distintas, complejas, en el sentido de que son sutiles y concretas a la vez, esos escritores que salieron publicados en “El puro cuento” son muy diferentes entre sí, y creo que cada uno de ellos tiene influencias que a veces convergen pero que generalmente se sienten muy separadas.
Enlaces Relacionados: