Poeta invitada

Olmo
Por: Sylvia Plath

Conozco el fondo, dice. Lo conozco gracias a mi larga raíz maestra:
es lo que temes.
Yo no lo temo: ya lo he visitado.

¿Es el mar lo que oyes en mí,
sus insatisfacciones?
¿O esa voz de nada que fue tu locura?

El amor es una sombra.
Cómo mientes y lloras en su pos.
Escucha: ése es el ruido de sus cascos; se fue, como un caballo.

Así galoparé toda la noche, con ímpetu,
hasta que la cabeza se te vuelva de piedra, y la almohada
césped, y resuene y resuene.

¿O he de traerte el ruido de los venenos?
Ahora es la lluvia, ese alto siseo.
Y he aquí su fruto: blanco hojalata, como el arsénico.

He padecido la atrocidad de los crepúsculos.
Abrasado hasta la raíz,
mis filamentos rojos arden y se mantienen, puñado de alambres.

Ahora me rompo en pedazos que vuelan como garrotes.
Un viento de tamaña violencia
no tolera mirones: tengo que gritar.

También la luna es despiadada: suele tirar de mí
sin compasión, ella que es yerma.
Me desgarra su resplandor. O quizás la tenga atrapada.

La dejo ir. La dejo ir,
lisa y menguada, como después de una extirpación total.
¡Cómo me poseen y cómo me enriquecen tus pesadillas!

En mí vive un grito.
Por la noche aletea,
buscando, con sus garras, un objeto de amor.

Me aterroriza el algo oscuro
que duerme en mi interior;
percibo durante todo el día sus giros blandos y plumosos, su malignidad.

Las nubes pasan y se dispersan.
¿Son ésas las caras del amor, esas pálidas irrecuperabilidades?
¿Por eso me inquieto el corazón?

Soy incapaz de más conocimiento.
¿Qué es eso, esa cara
asesina en su estrangulación de ramas?...

Su beso de ácidos serpentinos.
Petrifica la voluntad. Tales son las faltas aisladas y lentas
que matan y matan y matan.

-------------------------
*Sylvia Plath (1932-1963) nació en Boston, USA. Poeta y novelista. Completó sus estudios superiores en Cambridge en donde conoció al poeta Ted Hughes, con quien contrajo matrimonio. Dentro de sus obras están: La Campana de Cristal, Ariel, El Coloso, entre otros.