Oh! Melancolía

Es la una de la mañana en República Dominicana y me senté frente al computador a leer algunos de mis poemas pues andaba perdida y necesitaba reencontrarme. Por casualidad me di cuenta de que un poema que nunca he compartido con ustedes en una entrada ha sido muy visitado y comentado, se llama Sentirse solo y lo escribí en el año 2005. En realidad no todos los que han visitado el poema han comentado, pero me han llegado cartas a mi correo electrónico y ahora veo varios comentarios, en su mayoría de anónimos, que nunca respondí y que imagino que provienen de personas que en algún momento se sintieron solas y que al poner alguna palabra que tenga que ver con la soledad en su buscador llegaron hasta mí.

El que yo no haya respondido los comentarios no significa que no los haya leídos o que no me importaran, pero a veces el ruido y la prisa, nos traga, nos distrae y nos hace olvidarnos de algunas cosas. Pero hoy, he vuelto a encontrarme con esos comentarios y he querido dedicarles una entrada a esos lectores fugaces, lectores de madrugada o de tardes tristes, lectores por azar que la damisela soledad trae hasta mi casa.

A esos lectores les dedico una de las canciones más bellas y tristes, compuesta por el cantautor cubano Silvio Rodríguez. Escogí la versión de estudio, ya que me parece más emotiva y personal, además, a Silvio lo disfruto más sin los gritos de sus fanáticos, cuando están sólo él y su música.

Oh! Melancolía, sin signo de admiración al principio porque Silvio no se lo puso, es un tema que yo adoro y que espero que les guste. No suelo compartir música o videos a través de mis entradas porque la gente no siempre tiene tiempo para esto y porque a mí en particular no me hace mucha gracia, pero en esta ocasión decidí hacer una excepción porque creo que vale la pena, y si tú estás leyendo esto y te sientes solo, apaga la televisión, déjalo todo, cierra los ojos y escucha esta canción que te dedico sólo para ti... "para que no se lo cuentes a nadie".



*Imagen: Alone II/Heleen Vriesendorp