Momentos graciosos y curiosidades del festival

-Espectacular la llegada del periodista y diletante Miguel Ángel Aza en pantalones cortos, cargado de libros y en un motoconcho jarabacoeño.

-Todo el mundo llevó sus poemas impresos, pero Patricia Minalla fue al micrófono laptop en mano a leer sus poemas. Parece que eso está de moda, porque mi amiga Jennifer Marline se la tomó prestada para leer dos poemas.

-Durante la presentación del dúo que interpretó los poemas de Salomé Ureña, una de las jóvenes artistas coqueteó con José Mármol y luego lo sacó a bailar un vals. Rosa Silverio tiene la única foto que se tomó de tan histórico momento.

-En uno de los recesos del taller de poesía, Rosa Silverio resbaló mientras descendía por la escalera del colegio Domingo Savio y tuvo una fabulosa y poco elegante caída. Resultado: Un moretón en la espinilla, un golpe en la cadera y otro en el codo del brazo izquierdo. Nada que un buen analgésico no pueda curar.

-Pedro Antonio Valdez recitó uno de los poemas más fabulosos y cortos de todo el festival, que en realidad era los resultados del juego de béisbol de la noche anterior.

-El domingo en la mañana Ángela Hernández leyó un poema tan pero tan hermético que nos preguntó si alguno de nosotros sabía lo que ella había querido decir. Ninguno de los presentes pudo responder, ni siquiera su compañero Orlando Inoa.

-En el recital de la noche todos leyeron dos o tres poemas, pero una poeta de Santiago llamada Rosa Silverio leyó cinco, lo que hizo que algunos escritores se resintieran. En su defensa Basilio Belliard dijo que ella no estuvo presente cuando Taty especificó que el máximo eran tres poemas.

-Juan Freddy Armando llegó el viernes en la noche muy bien acompañado por una interesante dama, por lo que su fin de semana era más que prometedor, pero la vida le hizo una mala jugada pues el sábado este poeta amaneció “prendío” en fiebre y tan agripado que no pudo levantarse hasta la tarde.

-Rafael P. Rodríguez, fundador y presidente de la Asociación de Poetas sin Importancia, estuvo presente en la actividad y leyó cada vez que los poetas con importancia le daban la oportunidad.

-En la noche los poetas jóvenes se desaparecieron. Dicen algunos que se fueron todos a beber al bar de Reyson, pero cuenta la leyenda que en realidad éstos hicieron un aquelarre en medio de un matorral.

-Algunos susurraban y preguntaban por lo bajo que dónde estaban los novísimos, los críticos acérrimos de los poetas de los 80, los mismos que el año pasado rompieron varias sillas, se pasearon desnudos y se envolvieron en la banderola del festival. ¿Será que Taty los puso de castigo este año?

-La organizadora del Festival, Taty Hernández, andaba que no se daba por nadie con su novio Bernard, quien la apoyó durante todo el evento y en la clausura fue el más aplaudido. ¿Será porque despertó la admiración de los presentes o porque ha hecho feliz a la “reina de la ahuyama”?

*Imágenes: 1) La poeta Carmen Pérez Valerio; 2)Rafael García Romero, Rosa Silverio, Manuel Llibre Otero y Taty Hernández; 3) Rafael P. Rodríguez, presidente de la Asociación de Poetas sin Importancia; 4) José Mármol bailando un vals con una de las artistas.