Foro Poético (Primera entrega)

Hace unos días, mientras me duchaba, pensé en cuánto me gustaría escuchar lo que piensan algunos autores sobre ciertos temas que son de mi interés como son los valores de la poesía, el estilo literario, la vigencia de la poesía, la crítica, entre otros, por lo que me propuse organizar una especie de foro o reunión con dos o tres escritores para que entre todos habláramos sobre estos tópicos. Sin embargo, sé que hoy día, por la prisa y las ocupaciones diarias, es difícil hacer coincidir agendas, además, una de las personas en las que pensé reside fuera de la ciudad. Así que se me ocurrió que el Messenger podía ser una buena solución para lo que yo me proponía. Sí, el messenger, una herramienta que cada día uso menos pero que para esto me iba a resultar muy útil. Al día siguiente le envié la invitación a los escritores Juan Freddy Armando, Carmen Imbert Brugal y Manuel Llibre Otero. Los tres aceptaron de inmediato así que nos pusimos "manos a la obra" y acordamos encontrarnos en el Messenger el martes a las 10:30 p.m.

Hoy quiero compartir con ustedes la primera entrega de esa maravillosa experiencia en la que nos reímos y hablamos sin pose, con la sinceridad y la naturalidad de quienes no tienen nada que ocultar, nada que aparentar, nada que presumir, nada que ser más que uno mismo.

PERFILES de los participantes

Juan Freddy Armando nació en diciembre 21 de 1951. Ha dado a conocer sus poemas, cuentos y ensayos en los suplementos culturales de República Dominicana. Muchos de sus textos pueden leerse en Internet. Tiene varios libros inéditos. Durante más de 25 años ha sido creativo publicitario. Fue profesor en las universidades UNIBE y UCSD, y conferencista invitado en la Academia de Ciencias, el Departamento de Filosofía de la UASD y en otras instituciones. Ha participado con frecuecia en coloquios, talleres y seminarios de publicidad y literatura y filosofía. Ha sido columnista de mercadeo y publicidad para el periódico Hoy durante varios años. Es Director Nacional del Plan Quinquenal del Libro y la Lectura.


Carmen Imbert Brugal nació en Puerto Plata en 1955. Ha publicado Palabras de otro tiempo y de siempre (poesía), Infidencias (relatos), Tráfico de mujeres: visión de una nación exportadora (ensayo, con Cristina Cavalcanti y Margarita Cordero), Prostitución: esclavitud sexual femenina (ensayo), Distinguida Señora, Volver al Frío, Sueños de Salitre (novelas). Fue ayudante de la Procuraduría Fiscal del Distrito Nacional, Jueza de Instrucción, profesora de Derecho Penal y Procesal Penal. Desde 1991 se dedica a la comunicación a través de la radio y la televisión. Es columnista del periódico HOY y Clave Digital.


Manuel Llibre Otero nació en Puerto Plata en 1966. Es egresado de la carrera de Ingeniería de Sistemas y Computación de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM) y actualmente es el Director General del Centro de la Cultura de Santiago. Su pasión por la expresión artística plural y vanguardista, lo ha llevado a mostrar su creatividad mediante diferentes artes y medios, esencialmente a través de la narrativa, la fotografía, la instalación, el collage y la escultura. En 1997 publicó el libro de cuentos experimental "Serie de Senos". En 1998 es incluido en los textos de "Este Lado del País Llamado el Norte". En el 2000 formó parte de la antología de narradores dominicanos contemporáneos en Europa "Los Cactus no le Temen al Viento", traducida al italiano por la editorial Feltrinelli y posteriormente publicada en España, por la editorial Siruela. En el 2002 participó con sus cuentos en el libro multimedia "Santo Domingo Respiro del Ritmo", editado en Europa por Stampa Alternativa. Ha sido premiado en diversas ocasiones tanto por su trabajo literario como por sus fotografías.

FORO POÉTICO (Primera entrega)

RO: Hola, amigos. Los he convocado para que hablemos un poco sobre poesía, la vocación literaria, los valores de la poesía... cosas así. ¿Qué les parece?
JUAN FREDDY: Me encantan esos temas.
CARMEN: Aceptado. Es tan extraño hoy día hablar. Así de simple: "Hablar".
LLIBRE: No sé si estaremos libres de pecado para hablar de cosas tan sagradas, pero adelante.
RO: Empecemos por algo fundamental, ¿cuáles valores consideran ustedes esenciales en la poesía?
CARMEN: Saben que pienso que hoy la poesía va más allá del verso, la lírica es cotidiana.
RO: A ver, explícanos, Carmen.
CARMEN: Lejos del soneto y la perfección, lejos de la inspiración. Los amantes de la poesía tenemos que descubrirla hasta en un reguetón porque sino dejaría de existir.
RO: Es decir, que para que la poesía se mantenga vigente debemos traerla al presente y asirnos de nuevos símbolos, de los símbolos que conforman nuestra realidad actual. ¿Qué piensas ustedes, Llibre y Juan Freddy?
LLIBRE: Hace un tiempo que Allen Ginsberg sacudió a las generaciones con lo que muchos llamaron poesía visionaria.
RO: ¿Poesía visionaria?
JUAN FREDDY: Bueno, en realidad, ahí Carmen está aludiendo a algo muy importante. Dos de los valores importantes de la poesía. Uno es su fuente, ya que todo poema viene de la vida cotidiana del autor y su convivencia social, natural, ambiental. Eso es lo cotidiano. El otro es el valor musical de ella, que le viene de su vieja función de cantora, de rítmica como arma de memorización. Ya que la mente humana tiene como una de sus fuentes básicas de recordación el ritmo.
LLIBRE: Sí, es importante la observación sobre la musicalidad y el lirismo.
CARMEN: Visionaria es la escritura más allá de la poesía.
LLIBRE: Personalmente no me gusta su poesía, pero ciertamente se adelantó en avisar en sus textos que el escritor tenía que dejar las altas torres para descender a los callejones.
RO: Entiendo, entonces Llibre y Carmen, ustedes piensan que para que la poesía se mantenga vigente debe, como diríamos en buen dominicano, "darse un baño de barrio".
CARMEN: Se trata de conmover, ¿cómo puede conmover un texto si los usuarios del mismo lo sienten ajeno?
LLIBRE: Pues no creo que sea algo que uno busca, es decir, no es una obligación del autor, pienso en Huidobro y sus ansias de ser un poeta en ciertas crisis, proviniendo de una familia acomodada.
CARMEN: Cómo le digo a un joven "del cuello de la amada pende un cristo…". Si él piensa en "tú me dejaste caer...pero ella me levantó".
RO: Exacto, creo que has puesto un buen ejemplo, Carmen.
RO: Me parecen interesantes los puntos que anota Juan Freddy, la fuente de donde viene la poesía y su valor musical. ¿Qué otros valores esenciales debe tener todo poema?
JUAN FREDDY: En realidad, la poesía de Allen Ginsberg fue un remedo de Whitman, que estuvo siempre asido a la tierra, asido a lo cotidiano, a lo terrenal, como todo poeta. Porque aunque no quiera ser cotidiano, lo será inevitablemente.
LLIBRE: Sí, es un buen punto el de Carmen, pero no se trata en convertirse uno en un autor que busque representar un tiempo, una generación, más bien es algo que pasa, que sucede, acontece porque eres parte de eso, no porque lo estudies.
RO: Entiendo, Llibre. Es decir, que no es algo que el autor tiene porqué forzar, sino que debería darse de manera natural. Hay también que pensar que cada escritor construye su propio imaginario, tiene sus propios símbolos, su propio universo lingüístico.
LLIBRE: Juan Freddy, me parece muy cierto, no puedes hablar de lo que no sientes, al menos con sinceridad, de lo que no conoces puedes imaginar, de lo que no entiendes interpretar, pero de aquello que no sientes, no hay forma de que lo pongas en un lenguaje, cualquiera que sea.
RO: Sí, es cierto, Llibre, porque no me imagino a un autor diciendo "voy a escribir de esta forma", "este será mi estilo y estos mis referentes", más bien es algo que viene dado con su sensibilidad y su experiencia de vida.
CARMEN: Estoy de acuerdo. El creador no puede obligarse ni adecuarse a nada. Transmite su imaginario. El quid está en saber sí conmueve o no lo escrito, quién te lee, qué logras con la lectura.
RO: Pero entonces, Carmen, ¿el autor sólo debe buscar conmover con su poesía?
LLIBRE: Sí, ciertamente la poesía conmueve, cuando es poesía.
JUAN FREDDY: Bueno, yo soy un poco radical en estas cosas. Creo que el verdadero arte es una obra sumamente personal. Y que el artista no tiene que adherirse a nada ni tiene ningún deber que no sea el que mandan sus convicciones convertidas en vivencias, en emociones, en raíces de su ser que salen como cuajarones de sangre de la herida que le producen los golpes y caricias de la vida. No tiene que gustar, no tiene que ser compartida por nadie. El lector y los comerciantes y los editores son una casualidad que surge en el camino del escritor y a los que él debe conocer, al igual que a los grandes y pequeños escritores debe leer. Pero no para que le sirvan de guía ni de referencia ni de maestros, sino como simple información.
CARMEN: El poema es conmoción, la ilusión sería transmitirla, para superar el intimismo.
LLIBRE: Exacto, no se trata de ir a buscar la fuente, como si fueras un periodista, no hay testigos para interrogar, la poesía es una y fluye a través de ti irreverentemente.
RO: ¿Y qué piensan de los que apuestan por una poesía más racional, hermética o intelectual?
CARMEN: La poesía no es apuesta, la publicidad sí. Es indiscutible que escribimos desde la vanidad pero queremos de alguna manera que el texto trascienda.
LLIBRE: Que van a perder la apuesta, a veces digo en tono jocoso que la poesía es como el hielo o el jabón, nada se le pega, todo le resbala
CARMEN: Lo demás sería confesión, catarsis, oficio un tanto sicoanalítico.
JUAN FREDDY: Yo creo que los que se plantean una poesía hermética, intelectual, racional, tienen razón si ese es su sentir, si lo hacen porque eso es lo que les sale y no por pose intelectual, por complacer a ciertos parnasos o por figurear en los periódicos. Si les sale de la jeta, como decía una obra de teatro venezolana, está bien. Si les sale del deseo de lucirse, será siempre falsa y mala.
CARMEN: No, Juan Freddy, no seas radical, hay poemas extraordinarios hechos para demostrar destreza.
RO: Algo que siempre me ha llamado la atención es que siempre la gente habla de lo que es poesía y lo que no lo es, pero les pregunto: ¿Cómo creen ustedes que puede uno distinguir entre la buena poesía y la mala? ¿Cuáles son los elementos a tomar en cuenta?
LLIBRE: No terminas de ponerle nombre y apellidos, cuando se transmuta en otra cosa, no creo que exista tal cosa como buena o mala poesía, existe poesía o no existe.
RO: Pero ustedes como creadores y en especial como lectores, ¿cómo saben cuándo un poema tiene valor, calidad literaria, y cuándo no?
LLIBRE: Los habrá, que los hay, poemas flojos, pero sabes que la poesía esta allí a veces algo agazapada.
RO: O sea, Llibre, que según tú, un texto es poesía o es otra cosa, pero no existe intermedios. Entonces planteo la pregunta de otra manera, ¿cómo sabemos que un poema está bien logrado? ¿Cuáles cualidades debe tener? ¿Qué piensan todos?
LLIBRE: Carmen dio una pista, cuando logra conmover, pero también creo que un poema cuando lo leemos la primera vez inaugura una ventana de pensamiento, crea un espacio propio en el universo, funda su momento y a través de él entonces tendremos la capacidad de entrar a un nuevo territorio, el que sintió y pensó su autor.
RO: Sí, Llibre. Fíjate que hay poetas que tienen una poesía reposada que no necesariamente conmueve o estremece a la primera, y podríamos señalar como ejemplo de algunos poemas de Borges, por citar al primer autor que se me viene a la cabeza. Pero fíjense que un poema, además de conmover tiene un pensamiento y uno como poeta siempre aspira a cierto nivel de profundidad, de hondura, quizás sean esos elementos mezclados los que hacen que un poema permanezca, que no muera.
JUAN FREDDY: Bueno, mira, eso que preguntas merece una respuesta como la que me dio Sonia Silvestre un día que yo la entrevistaba. Le pregunté: Sonia, ¿cómo tú logras seguir la pista musical sin equivocarte ni adelantarte ni atrasarte cuando cantas? Me respondió: No sé, es un instinto musical que me dicta casi sin darme cuenta cuándo debo entrar y qué tono dar y cuándo callar. Eso pasa. El poeta ha de tener un instinto que le diga cuándo hay o no poesía. El crítico es quien debe examinar a fondo razones, análisis, profundidades y estudios comparativos, etc., ya que tú pregunta, Rosa, requiere una respuesta de un científico del análisis literario, que no es cualidad de poetas.
CARMEN: Claro que sí. Pero esa hipótesis se supone que no es sesuda, siempre se presume que cuando se crea, se afilan instrumentos y se relega la mera inspiración el filin fundacional de toda obra.
LLIBRE: Hay poetas oscuros, Juan Freddy es uno de ellos, yo soy un poeta javao.
JUAN FREDDY: Hay poetas oscuros y hay oscuros que no son poetas. ajajaja
LLIBRE: Y hay poetas blancos “altos como las ventanas que miran al cielo”.
JUAN FREDDY: La mayoría de los que se las dan de oscuros, en realidad es que son ciegos, y no ven ni su poesía -que no la tienen- ni la de los demás, que no tienen sensibilidad para conocerla. ajaja
CARMEN: Esos "poetas oscuros", Juan Freddy, en ocasiones se regodean con sus travesuras y en ocasiones se sorprenden con lo hecho. Neruda conmueve aún y es tan simple como un anillo. Borges es más oscuro que Juan Freddy y debemos presumir que nos gusta.

[Material adicional: Introducción a la Poesía]