Gracias por el vuelo

El domingo 30 de marzo, Argénida Romero, Romina Bayo y yo nos reunimos en la Librería Cuesta para leer nuestra poesía. Aunque empezamos un poco tarde, la actividad fue bonita y muy cálida. Espero que a quienes asistieron les haya gustado y hayan disfrutado.

Uno de los objetivos era lograr conectar al público con la poesía de nosotras, hacerlos partícipes, cómplices, y espero que eso se haya logrado aunque sea un poco.

Para eso, en lugar de hacer el típico recital, lo que hicimos fue divirlo en secciones:

-Dos poemas que elegí para ustedes.
-Mi poema más triste.
-¿Alguna tiene un poema alegre?
-Mi mejor poema o el que más me gusta.
-En este poema yo experimento.
-Mi poema más agresivo o erótico.
-¿Quieres que te lea algún poema en específico? (el público tuvo la oportunidad de elegir).
-Elige el tema (el público tuvo la oportunidad de elegir dentro de los temas propuestos por cada poeta).
-Una pregunta del público para cada una.

La idea era que el recital fuera más dinámico, interactivo, y que cada escritora tuviera la oportunidad de mostrar una gama más amplia de su trabajo.

Quiero agradecer a Verónica Sención, de la Librería Cuesta, por darnos la oportunidad de leer nuestra poesía. A todas las personas que fueron. A los amigos y a los desconocidos. Gracias por apoyarnos. En especial quiero agradecer a la poeta Sarah Valerio, quien viajó desde Santiago para estar con nosotras ese día. También agradecer especialmente a Seseum por el apoyo. A Miguel Ángel Aza por estar ahí... siempre. A Frank Ulloa por sus palabras sobre Argénida. A Juan Freddy Armando por madrugar, a Alexéi Tellerías por hacer catarsis con nosotros, a Dahiana Familia, Idenisse de Jesús, Ariel Santana, Valentín Amaro, Joan Guerrero, Orlando Muñoz, Carolin Guzmán, Yulendys Jorge, Miguel Solano, Dinavit Donoret, a la querida Millizen Uribe, y a otros más que nos acompañaron.

*Fotografía cortesía de: Sarah Valerio