Literatura del caribe insular hispánico II

[Este es el resumen de la ponencia leída en el panel del Ciclo Pre-Feria por el escritor cubano radicado en República Dominicana, Camilo Venegas, sobre la literatura cubana de los últimos años.]

Un espejo sin paciencia
Reflejos de unos cuarenta años de literatura cubana
Por: Camilo Venegas

-El valor de la literatura cubana.

"Una vez le oí decir a un arquitecto que la gran riqueza de La Habana no estaba en uno o en diez edificios significativos, sino en la gran masa construida, en esa formidable extensión de estilos e interpretaciones. Creo que lo mismo ha pasado con la literatura cubana en estos cuarenta años. Su valor consiste en el todo, en el concierto, en la masa."

-Reinaldo Arenas y la idea insular.

"Reinaldo Arenas escribió lo mejor de los últimos cuarenta años de la literatura cubana. Esos cuartos, divididos por un maderamen que los cubanos llaman barbacoa y que convierte a una habitación en dos espacios mínimos, parecen calabozos. Reinaldo Arenas fue un presidiario de la Revolución y de sí mismo. Su conducta impropia –no puse las comillas, dejo esa facultad a quienes me escuchan– lo fue encerrando, aislando y ya ustedes saben que la palabra aislar viene de isla. Reinaldo fue una isla, como lo somos casi todos en esta región donde todo se olvida. Para llegar a él hay que navegar, para irse de él hay que navegar. De alguna manera la literatura cubana de estos cuarenta años ha quedado en una isla, no se puede llegar a ella como se llega a otras literaturas del continente. Se fue quedando sola, como un náufrago, como Cuba misma."

-Reinaldo Arenas: El último gran escritor cubano.

"He releído a todo Reinaldo Arenas y al final tuve la impresión de que me despedía del último gran escritor cubano, lo demás ha sido masa, gritos al unísono. No hacen falta grandes escritores para que exista una gran literatura, pero uno de ellos basta para que un país se vuelva inolvidable y eso fue lo que hizo Reinaldo Arenas mientras todos le olvidaban."

-Reinaldo Arenas: Original.

"Cualquiera escribe bien, no es tan difícil y en Cuba buenos redactores han sobrado siempre. Heredia, Casal y Martí son una escuela demasiado contundente de la que no se salvan ni siquiera los que menos talento tienen. Pero el oficio del escritor no radica en escribir bien, radica en ser original, en decir lo que nadie antes ha dicho. (…) Por eso insisto en el valor de Reinaldo Arenas, él hizo lo que nadie había hecho antes, fue el único que consiguió ser distinto, el que trazó la raya de cal que siempre hace falta para dividir el tiempo en mitades."

-Literatura Cubana: Gran incertidumbre.

"La palabra que más se ha dicho y escrito en Cuba en los últimos cuarenta años es Futuro, paradójicamente, es eso lo que le falta a la isla ahora. Todo cálculo, todo pronóstico será en vano. Nadie puede decir cómo será el país y su literatura dentro de veinte años. Todo está condicionado por la muerte de alguien. Hasta que eso no suceda el pasado mañana de Cuba no empieza, todo lo que se diga antes es pura especulación, desgaste. Cuba será lo que sea capaz de ser, algo semejante sucederá con su literatura."