La poesía también existe

Quiero agradecer el comentario crítico hecho por el periodista y escritor de Clave Digital, Santiago Almada, en torno a mi poemario Rosa íntima. Aprovecho para compartirlo con ustedes.


La poesía también existe
Rosa íntima, tercer poemario de Rosa Silverio
La escritora compone una obra intimista de profundo contenido
Santiago Almada


La joven escritora, periodista y poeta Rosa Silverio nació en Santiago de los Caballeros. Durante algunos fue coordinadora del taller literario Tinta Fresca, también obtuvo premios por sus cuentos destinados al público infantil “El ave que no podía volar” y “Niki”, y posteriormente en el concurso de cuentos de Radio Santa María por un relato titulado “La mueca”. En su inventario figura también el haber sido declarada vencedora absoluta del XXI Premio Internacional Nosside, que organiza el Centro de Estudios Bosio en Reggio Calabria, Italia.

La poesía de Rosa Silverio es una amalgama de elementos intensos que la artista conjuga con notable maestría. La musicalidad de los poemas, que prescinden de la rima, es lograda con un excelente manejo del vocabulario sensorial que se hace presente en la combinación de imágenes, en la evocación de sensaciones que remiten a los sentidos y a las profundidades del alma.

Cada una de las composiciones del poemario tiene una temática intimista, son una ventana que se abre a un reflexión profunda de la autora sobre la existencia, sobre el amor, la soledad y la presencia de la muerte como una realidad inmanente al ser humano.

Si la poesía es el arte de transfigurar la vida desde la palabra para trascender, para recorrer con el motor del deseo los estados más profundos del espíritu, para flotar entre los anhelos más inalcanzables y los dolores más absolutos, en Rosa íntima es posible ese viaje a través de la palabra, mediante la magia que solamente los poetas son capaces de entretejer y destejer con el oficio de los que saben arrancarle a la conjugación de sonido y significado la variación buscada.

El tiempo de la poesía nunca es una casualidad, es la culminación de un ciclo que transcurre en la mente creadora y que Rosa Silverio describe con una enumeración cargada de belleza y sonoridad en el poema titulado Tarde:

“Puede que sea tarde para muchas cosas.
Tarde para el temblor y los amantes,
tarde para el paraguas y el aguacero,
tarde para el hábito y la fe.
Puede que también sea tarde
para irse a otras tierras,
para volverse tormenta o sombra,
para envejecer y ostentar nietos,
para sembrar las raíces o crecer hacia dentro,
para recoger en el parque las sobras del amor.
Puede que no haya tiempo
para todas esas cosas,
pero estoy segura de que hay un momento,
una hora inalienable e irreductible,
para sentarme bajo el árbol
y escribir tranquilamente mi poema”.

El elevado ritmo de los poemas de Rosa Silverio y su profundidad, su delicada trama, son una invitación a creer en la inmortalidad de la poesía como un arte capaz de retratar el espíritu del ser humano y su capacidad de componer belleza.

*Agradezco también a los periodistas que han escrito alguna nota sobre el libro, como son María Isabel Soldevila (Lecturas de Domingo, Listín Diario), Jennifer Marline (La Vida, Listín Diario) y Margarita Brito (¿Qué pasa?, El Nacional). A continuación los enlaces: