El nuevo rostro de las letras dominicanas

[Diez escritores de la nueva generación hablan sobre su formación literaria, sus intereses estéticos y temáticos, sus proyectos y sobre el futuro de las letras dominicanas.]

La literatura dominicana ha tenido magníficos escritores como Franklin Mieses Burgos, Juan Bosch, Tomás Hernández Franco, Aída Cartagena Portalatín, Manuel del Cabral, entre otros grandes también fallecidos que dejaron su impronta en nuestro acervo cultural.

Contamos además con escritores vivos y activos de la talla de Marcio Veloz Maggiolo, Andrés L. Mateo, Jeannette Miller, José Mármol, Ángela Hernández, Alexis Gómez Rosa, Pedro Antonio Valdez y Junot Díaz (por citar sólo algunos nombres) que sobresalen por su obra y logros.

Dentro de una generación más reciente figura un grupo de escritores jóvenes con mucho talento, algunos ya han podido publicar y otros aún esperan una oportunidad. Estos muchachos y muchachas representan el nuevo rostro de las letras dominicanas y ya están haciendo camino. Por lo que he leído percibo un evidente deseo de romper patrones, de hacer algo distinto a las generaciones anteriores; prevalece en algunos el típico deseo de “matar al padre”, en otros es evidente que todavía están en la búsqueda, pero lo más interesante es que cada uno ofrece su propia visión a través de la escritura, una visión distanciada de la tiranía trujillista y ese discurso eminentemente social que tanto marcó a otras generaciones o de esa forzada vena filosófica o “del pensamiento” que a mi juicio vició a muchos de los autores de los ochenta y noventa.

Nos encontramos ante un grupo de jóvenes que tienen la oportunidad (y algunos la están aprovechando) de escribir sobre todo tipo de realidades y temas, de permitirse todo tipo de exploración. Una generación que ya nos habla de las inquietudes y realidades propias de nuestra contemporaneidad, que tiene en sus manos la revitalización y continuidad de nuestra mejor tradición literaria, lo cual pienso que sólo es posible si cultivan con esmero ese don que poseen a través de la lectura, la investigación y por supuesto que de la escritura.

Por medio de esta entrada nos acercaremos a diez escritores dominicanos jóvenes, ninguno sobrepasa los 35 años, la mayoría ha publicado y los que no lo han hecho tienen en proyecto hacerlo este año. Estos autores nos hablan de su formación literaria, sus inquietudes estéticas y temáticas, y sobre todo del futuro de las letras dominicanas. Jóvenes con lecturas y experiencias distintas, algunos con una voz más madura y otros aún en la búsqueda de su yo literario.


Con más edad, pero con una literatura más próxima a la de estos muchachos que a la de la generación que les precedió, están Juan Dicent, Máximo Vega, Homero Pumarol y Orlando Múñoz.

Y por supuesto hay que mencionar a los escritores de otras nacionalidades que viven desde hace tiempo en el país y están haciendo carrera literaria acá. Ese es el caso de la argentina Romina Bayo, la brasileña Cristianne Grando y los haitianos Gaston Saint-Fleur y Samuel Gregoire.

Espero que estas voces nuevas puedan hacer camino y trasciendan las limitaciones y defectos propias de nuestra clase intelectual y de este medio isleño tercermundista (la poca lectura, la ausencia de una verdadera industria editorial, nuestro pésimo sistema educativo, la falta de apoyo estatal a las artes, el “todos contra todos”, el maridaje con el poder...), lo que puede ocurrir (aunque sea a largo plazo) si se imponen el talento, la honestidad y el esfuerzo.

Libros publicados: “La ventana donde me asomo” (poemario, 2004). Y en proceso de publicación para este año: “Esta ciudad ha sido tomada por las piedras” (poemario, 2009), y “La luz esquiva” (poemario, 2009).

¿Cuáles libros y autores te resultan imprescindibles y han marcado tu formación literaria?
“Exijo un boleto para arar la tierra”, Ángel Ibarguren; “Una oculta razón”, Álvaro Valverde; “Los trabajos y las noches”, Alejandra Pizarnik; "Nada permanece tanto como el llanto”, Jacques Viau Renaud; “Ladera este”, Octavio Paz; “Poeta en Nueva York”, Federico García Lorca; “Howl”, Allen Ginsberg; “Poemas humanos”, César Vallejo; “La tabaquería”, Fernando Pessoa; “Gethsemani Ky”, Ernesto Cardenal; “El país del viento”, William Ospina; “Los huéspedes secretos”, Manuel del Cabral; todo lo de Franklin Mieses Burgos; “El viento frío”, René del Risco Bermúdez; “Por abajo”, Loraine Ferrand; Blake, Mallarmé, Valery, Whitman, Anne Sexton, Sylvia Plath, Robert Lowell, Dean Young, Javier Heraude, Borges, Mahmud Darwish; y más, aún más.

¿Cuáles son tus preocupaciones estéticas y temáticas?
En cuanto a la estética, lo que me interesa es la recreación de una atmósfera determinada. Creo que de eso se trata el poema. Por lo tanto, estructura y lenguaje deben estar condicionados a la búsqueda de ese fin. La temática: la ciudad, el movimiento, los patrones del universo. La muerte, la soledad, el desamparo. Y por supuesto, la irredimible tentación de lo invisible.

¿Qué te parece lo que escriben los demás escritores de tu generación?
Entre tanto ruido hay una que otra voz sublime. Por ejemplo, Jennifer Rodríguez. En la generación que nos antecede, hay casos que me interesan mucho: Frank Báez, Paúl Álvarez, Ariadna Vásquez, Rosa Silverio, Homero Pumarol, entre otros. Y un poco más allá, Loraine Ferrand, definitivamente.

¿Qué futuro le espera a la literatura dominicana?
Ni idea. Por ahora anda consumiendo demasiados sucedáneos. Y encima se pone a traficar con pasta de mala base.

Tus proyectos literarios para este 2009:
Por el momento: escribir.



Argénida Romero
Libros publicados: En proyecto de publicar mi primer poemario en los próximos meses, espero que antes que finalice el mes de febrero. Se llamará Mudanzas.

¿Cuáles libros y autores te resultan imprescindibles y han marcado tu formación literaria?
Soy una lectora medalaganaria. Leo lo que me gusta, me llama, me traspasa, me sacude. Contrario a lo que se puede creer he sido más influenciada por la prosa que la poesía. En mi caso el descubrimiento de Jorge Luis Borges, con su libro El Aleph, me marcó. Ahora busco su poesía y he leído algunas de ellas. Otros escritores que me han trastocado son Julio Cortázar, Gabriel García Márquez, Eduardo Galeano (su prosa es tan poéticamente humana), Fiódor Dostoievski, Guy de Maupassant, Virgilio Díaz Grullón….y muchos otros. En poesía: Mario Benedetti, los hermanos Machado (Antonio y Manuel), Alfonsina Storni, Sylvia Plath, Pedro Salinas (mi reciente descubrimiento), Jeannette Miller, Jaime Sabines, Mariano Lebrón Saviñón, Ángel González, Julia de Burgos, Margarite Yourcenar, Virginia Woolf…si sigo no termino.

¿Cuáles son tus preocupaciones estéticas y temáticas?
La musicalidad y las metáforas en poesía. La musicalidad la defino como esa magia que ata los versos y logran que esas palabras, que separadas son barcos a la deriva, al unirse logran encender la chispa adecuada y exaltar el ánimo de aquel que las lee, volviéndose vida. Sin esto, el poema es un cadáver. Me sobrecoge, también, la construcción de metáforas. Aquellas que hacen ciertos versos inolvidables y únicos.

Sobre las temáticas puedo decirte que todo a nuestro alrededor y dentro de nosotros es materia prima para la literatura, para la poesía en mi caso. Claro, la poesía es una visión íntima de lo que se lleva dentro y de lo que se ve fuera. Una intimidad que se vuelve pluralidad cuando nace de las manos del poeta y viaja al sentimiento de aquel que toca esas palabras.

¿Qué te parece lo que escriben los demás escritores de tu generación?
Mi generación... No he pensado mucho sobre esto en relación a mi contemporaneidad literaria. Sintonizo con aquellos que se vuelcan a exponer al mundo cambiante, atosigante, vivo y muerto, oscuro y luminoso que corre en nuestros días. Leer la poesía de Frank Ulloa, los cuentos de Rey Andújar, por poner dos ejemplos, me muestra la calidad de lo que actualmente se construye. Escritores y escritoras cuya principal cualidad es que no asumen el estigma manoseado de "escritores tótem" o "eruditos de las letras", algo que me parece ha sido muy común en escritores de otra época. Además de que están abiertos a asumir influencias más allá de nuestra frontera, dejando afuera ese "bloqueo isleño" y experimentando desde la vida que los toca.

¿Qué futuro le espera a la literatura dominicana?
Letras frescas, con temas frescos, lejos de la tendencia trujillista y esa mirada en la nuca divorciada del presente mediato. Tenemos buenos prospectos, buen futuro, en especial cuando muchos "escritores tótem oficialistas y oficiosos" dejen, por la obligatoriedad de los años, el escenario literario dominicano. Nadie es eterno. La eternidad queda en las palabras preñadas de música y magia, que acompañan a la humanidad de todos los tiempos, y de eso tenemos mucho.

Tus proyectos literarios para este 2009:
Mi primer poemario Mudanzas y pensar en compilar algunos para un segundo. Y escribir, siempre escribir. Porque las letras son mi brújula, mi cielo y mis alas.


Ariadna Vásquez Germán
Libros publicados: Una Casa Azul (Poesía, 2004), Por el desnivel de la acera (Relato, 2005), La palabra sin habla (Poesía, 2007)

¿Cuáles libros y autores te resultan imprescindibles y han marcado tu formación literaria?
Hace muchos años Rayuela fue un libro que no soltaba. Si me iba de viaje, él era mi equipaje. Luego fue el Ulises, de Joyce, también ha estado toda la poesía de Pizarnik, de Marossa de Giorgio, últimamente mucho Edmond Jabès, Cummings, ahora Antonio Gamoneda, Rafael Cadenas, etc.

¿Cuáles son tus preocupaciones estéticas y temáticas?
Mi preocupación temática actual es preguntar la poesía, pero la poesía colocada ante este mundo (que mientras no hay otro), qué es la poesía ahora en este mundo, desde dónde habla el poeta ahora, sobre qué decir, cómo se puede ser el escriba ahora, e intentar reconocerme en esa errancia para ver qué dicen las palabras desde allí. Mi preocupación estética sigue siendo una especie de presentemiento del lenguaje, intentar decir sin engaños, transparentemente, intentar encontrar las palabras justas para mis palabras.

¿Qué te parece lo que escriben los demás escritores de tu generación?
Pues aquí en México hay poetas muy buenos como Francisco Hernández, Eduardo Milán (uruguayo), David Huerta, y otros más jóvenes que realmente considero que están haciendo buena poesía, como Balam Rodrigo, Guadalupe Galván, Gustavo Alatorre, Daniela Camacho, Adriana Tafoya, entre otros. En Dominicana, también, aunque no me he actualizado con los últimos escritos de algunos poetas que me gustan, considero que en general hay importantes promesas (si es que eso existe).

¿Qué futuro le espera a la literatura dominicana?
No lo sé. Supongo que como se espera de la literatura en todo el mundo, se irá renovando reflejándose en su tiempo y en su circunstancia, encontrará nuevos estilos para explotar, temas, voces, qué se yo. Pero específicamente con la poesía, supongo que algo debe pasar para que se traspasen ciertos umbrales donde nos hemos recostado, ya por demasiado tiempo.

Tus proyectos literarios para este 2009:
Voy a publicar un poemario titulado Cantos al hogar incendiado, con editorial Praxis, y estoy colgadísima de un libro en el que estoy trabajando desde mediados del año pasado, también de poesía.


Daniela Cruz
Libros publicados: Selección poética publicada en las antologías Safo: Las más recientes poetas dominicanas (Ediciones Angeles de Fierro, 2004) y Milagro de Jueves, Antología poética del TLC (Editora Nacional-Ediciones Angeles de Fierro, 2005).

¿Cuáles libros y autores te resultan imprescindibles y han marcado tu formación literaria?
En la adolescencia leí mucha narrativa, una mezcla desorganizada entre lo nacional y lo internacional, algunos clásicos. Ahora mismo no tengo un autor imprescindible, pero se puede decir que tengo algunos libros a los que vuelvo cada cierto tiempo. Entre esos está Autorretratos de Fernando Valerio Holguín, El libro de los abrazos de Eduardo Galeano. Entre los que me han marcado está Juan Bosch, Carmen Comprés, Sally Rodríguez, Neruda.

¿Cuáles son tus preocupaciones estéticas y temáticas?
No tengo ese tipo de preocupaciones. Al menos no de manera consciente. Una vez se me dijo que lo importante en la poesía era, sobre todas las cosas, ser sincero. Eso me lo dijo Sally Rodríguez. Y bajo ese principio opero.

¿Qué te parece lo que escriben los demás escritores de tu generación?
Me parece que hay mucha gente con talento, pero que necesita aprender a corregirse, descubrir su propia voz también. No es bueno escuchar sólo las voces que te adulan, hay que dejarse criticar, pero por gente que sepa hacerlo.

¿Qué futuro le espera a la literatura dominicana?
No sé, las dotes de pitonisa sólo me funcionan para mis amigos. Pero si el mundillo deja de conspirar por el amiguismo y sus cuestiones, creo que puede sobrevivir.

Tus proyectos literarios para este 2009:
Seguir escribiendo, que la Alianza Cibaeña me publique el libro que me premio en 2007, participar en otros concursos. Participar en las ferias regionales del libro, y así conocer lo que se mueve en la literatura en otras ciudades. Y vivir, que es una de las mejores formas de iniciar el proceso de las palabras.


Engels Vargas
Libros publicados: Aún no tengo, pero planifico para este año la publicación de mis cuentos.

¿Cuáles libros y autores te resultan imprescindibles y han marcado tu formación literaria?
Entre los libros y autores que considero mis maestros virtuales están:
Kafka: Cuentos completos, El Castillo y Amerika.
Dostoievsky: Notas desde el Subsuelo, Crimen y Castigo y Los Hermanos Karamazov.
Borges: Su colección de cuentos, ensayos y poemas.
Onetti: Cuentos completos, El Pozo y Cuando Ya No Importe.
Cortázar: Rayuela y sus Cuentos completos.
Poe: Cuentos completos.
Steinbeck: The Grapes of Wrath y Mice of Men.
Bioy Casáres: La Invención de Morel.
Gogol: Almas Muertas y sus Cuentos completos.
Albert Camus: El Rebelde, El Extranjero y La Caída.
Bosch: Cuentos completos.

¿Cuáles son tus preocupaciones estéticas y temáticas?
Trato de hacer un trabajo comprometido, esperando siempre que éste sirva como punto de partida a una realidad más amplia y compleja; que llegue de cierta manera a tocar nuestra sensibilidad y condición humana. Entre los temas que trato se puede encontrar el azar, la soledad, la pobreza (interna y externa), la ambigüedad del ser humano, los sueños, lo fantástico, las apariencias, la discriminación, etc. En el plano estético, como gran aficionado del cine y de la fotografía que soy, trato de aplicar muchas técnicas de esas artes visuales en mis escritos.

¿Qué te parece lo que escriben los demás escritores de tu generación?
A la gran mayoría de los escritores de mi generación que he podido conocer los encuentro muy talentosos, los veo con mucho ánimo y con un interés enorme de dar a conocer nuestro terruño a través de sus obras. Existe un grupo sumamente generoso y sencillo, dispuesto a enseñar, aprender y compartir con sus colegas. También tenemos otro grupo carente de sencillez y humildad, esos que se creen dioses después de que alcanzan el más mínimo éxito o reconocimiento. Lamentablemente, al contrario del primer grupo, todo ese egocentrismo que muestran los del segundo grupo termina plasmándose en lo que escriben, dando como resultado una obra descorazonada, carente de empatía y sensibilidad, que nos deja preguntándonos por qué escriben.

¿Qué futuro le espera a la literatura dominicana?
Considero que a nuestra literatura le espera un futuro promisorio. La Internet tendrá un rol crucial en el desarrollo de nuestra gente de letras. Poco a poco éstos dejarán de depender de los libros fantasmas de nuestras precarias bibliotecas y de nuestras caras librerías. El fácil acceso en la red a buena literatura les facilitará a nuestros escritores la creación, y en un futuro no muy lejano tendremos mejores escritos.

Tus proyectos literarios para este 2009:
Para el 2009 tengo planeado publicar mi primera colección de cuentos.


Frank Báez
Libros publicados:
Poesía: Jarrón y otros poemas, (2003, Madrid) y Postales (2008, San José)
Cuento: Págales tú a los Psicoanalistas (2007, Santo Domingo)
Viajes: Pequenas Navegações (Sao Paulo,2008) (Coautor)

¿Cuáles libros y autores te resultan imprescindibles y han marcado tu formación literaria?
Son muchísimos. Mejor referirme a algunas experiencias de lecturas que me cambiaron la vida: La Isla del Tesoro de Stevenson, que fue el primer libro que mi papá me leyó capítulo tras capítulo, noche tras noche, cuando yo tenía ocho años. Los Poemas Completos de Dylan Thomas. Por muchas razones. La mayoría enigmáticas. Escribí sobre esto en el último número de Ping Pong y lo pueden leer acá.

Las Cartas de Antonin Artaud que leí al principio de mis veinte. Esas cartas que sacaba de la biblioteca de Intec casi todas las semanas, hasta aprenderme párrafos de memoria, fue mi tabla de salvación en esos tiempos de soledad e inconformidad con todo.

2666 de Bolaño, que mi novia me mandó por correo a Chicago y que terminé cuatro día después de recibirlo, a eso de las tres de la mañana, perturbado, sin más opción que salir y caminar por las calles como un zombi hasta una heladería donde compré un helado de fresa en abierto homenaje a ese grandioso libro.

¿Cuáles son tus preocupaciones estéticas y temáticas?
Esta supone una respuesta larga, pero la hago corta: escribir.

¿Qué te parece lo que escriben los demás escritores de tu generación?
Todavía están verdes. Quizás te pueda responder la pregunta en veinte años.

¿Qué futuro le espera a la literatura dominicana?
Enfrentarse a un cíclope que la podría despedazar.

Tus proyectos literarios para este 2009:
Mejor no hablar de eso para que se me den.


Frank Ulloa
Libros publicados: Junto a Mario Berges Gonzalez y Harry Troncoso Parady publiqué el poemario Garabato en agosto del 2006.

¿Cuáles libros y autores te resultan imprescindibles y han marcado tu formación literaria?
Un libro que marcó mi formacion literaria fue Emboscada del tiempo del escritor costarricense Marco Aguilar, a quien tuve la dicha de conocer en agosto pasado en mi viaje a Costa Rica. Otros libros de los cuales no me puedo desprender son Rayuela de Cortázar, Ensayo sobre la Ceguera de Saramago, El Perfume de Patrick Suskind, El Porvenir de mi Pasado de Benedetti, Residencia en la Tierra de Neruda. Aparte de los escritores citados los imprescindibles dentro de mi lista están Gonzalo Rojas, Augusto Monterroso, Alfonsina Storni, Juan Bosch, Juan Gelman, Oliverio Girondo, Charles Bukowski, Albert Camus, Jaime Sabines.

¿Cuáles son tus preocupaciones estéticas y temáticas?
Mis preocupaciones se limitan a la exploración de todo mi potencial creativo....
Ya se ha escrito sobre todo lo que se puede escribir: amor, melancolía, soledad, existencialismo, política, socialismo, erotismo, estoicismo, lesbianismo, etc. Ahora falta mi versión, no quisiera encasillarme, sino explorar todo este mundo a través de mi trabajo, aunque sé que no me puedo desprender de mi inclinación hacia la melancolía, la soledad, la tristeza, el amor... Todas estas inquietudes y certezas del ser humano, mezclándolo con la cotidianidad y el entorno, sin dejar lo social de lado, pero siempre creando lo propio.

¿Qué te parece lo que escriben los demás escritores de tu generación?
Me encanta leer a los escritores jóvenes de mi generacion, hay una gran cantidad de jóvenes con un talento increíble que están creando su espacio en base a su creatividad como escritores.

¿Qué futuro le espera a la literatura dominicana?
Soy optimista, ya que el futuro de la literatura dominicana está frente a mí cada vez que leo a un Frank Báez, a Argénida Romero o a Patricia de Jesús, Waldo Rincón, Humberto Vallejo, Harry Troncoso, Mario Bergés, Romina Bayo, Patricia Minalla y una gran lista de jovenes escritores dominicanos con unas excelentes condiciones humanas y literarias.

Tus proyectos literarios para este 2009:
Tengo en proyecto mi primer poemario en solitario, programado para mitad de año, también asistir al 2do Encuentro Internacional de Poesía en San Ramón, Costa Rica. Y trabajar también en un proyecto de llevar la literatura, sobre todo la poesía, a las escuelas, por medio de talleres literarios.


Gregorio Espinal
Libros publicados: Noctambulario (poesía, 2007).

¿Cuáles libros y autores te resultan imprescindibles y han marcado tu formación literaria?
Libros:
El Perfume - Patrick Suskind
Narraciones Extraordinarias - Edgar Allan Poe
Cuentos Fantásticos - Guy de Maupassant
Justine o los infortunos de la virtud - Marques de Sade
El retrato de Dorian Gray - Oscar Wilde
Cuadernos de un Disconforme - Charles Baudelaire
Madame Bovary - Gustave Flaubert
Cartas a un joven poeta - Rainer María Rilke
Drácula - Bram Stoker
Frankenstein - Mary Shelley
El Amor es el placer de la Maldad - Pedro Péix

Escritores:
Carter Scott, Victoria Robbins, Gabriel García Márquez, Franklin Mieses Burgos, Jorge Luis Borges, Robert Luis Stevenson, Julio Cortázar, Augusto Monterroso,Oliverio Girondo, Pablo Neruda, Juan Bosch, Horacio Quiroga, Luigi Capuana, John Sheridan le Fanu, John Polidori, Lord Byron, Guy de Maupassant, Pedro Péix.

¿Cuáles son tus preocupaciones estéticas y temáticas?
En términos estéticos soy escueto y a la vez un eterno inconforme. Sólo puedo decir que me dejo guiar por el trance, el rapto de la palabra y siempre cuestiono lo escrito, pensando que podía haber dado algo mejor de mí. Con relación a lo temático, siempre me han caracterizado la presencia de la soledad, la tristeza, el vacío, la melancolía, el erotismo y todo aquello que el ser humano condena como inválido por que no lo conoce, no lo percibe o no lo puede ver.

¿Qué te parece lo que escriben los demás escritores de tu generación?
Entre los escritores de mi generación hay voces verdaderamente dignas de tomar en cuenta, pero no voy a negar que la gran mayoría no acepta o no vive, ya sea por bemoles del día a día o las exigencias de este mundo consumista y material, lo que es su vocación literaria. He sido testigo de aciertos importantes e incluso de obras que destilan cierto dejo de genialidad, pero aún no me he topado con una obra auténticamente maestra. Nos caracteriza el escribir ocasionalmente, el no asumir el yo literario como un ente espiritual que fluye y se manifiesta del caudal de nuestra sensibilidad en cada día de nuestra existencia. He sido testigo de aciertos, casualidades, oportunismos, felices coincidencias, pero sobre todas las cosas mencionadas, de una miopía bastante característica a la hora de obrar, abogar y criticar en aras de la creación literaria.

¿Qué futuro le espera a la literatura dominicana?
No me gusta ser negativo, pero hay que aceptar la realidad: el ambiente literario dominicano está bastante viciado. Hablo de un entorno pernicioso y latente que no toma en cuenta sus verdaderos valores, por egoísmo, posturas mezquinas y hasta a veces pueriles. No veo esa confraternidad que debe unirnos como hermanos en términos de creación y de interés, ni hay apoyo a la formación, el desarrollo y la difusión de nuevos valores de la palabra. A esto hay que añadir que cada día los jóvenes se interesan menos por leer, los que les precedieron tampoco lo hicieron y tenemos un sistema educativo que alberga y expulsa gente que no está capacitada ni poseen los conocimientos más elementales. Hablo de bachilleres, universitarios, profesionales, periodistas y sobre todo POLÍTICOS.

Tus proyectos literarios para este 2009:
Las formas del Abismo (Cuento)
Un poemario íntimo inédito (sin asegurar que algún día verá la luz).


Petra Saviñón
Libros publicados: Entre Brumas, poesía, 2006

¿Cuáles libros y autores te resultan imprescindibles y han marcado tu formación literaria?
No puedo citar un libro en concreto. En cuanto a los autores, soy imprecisa, porque me dejo enganchar por los versos, más que por la trayectoria en sí, pero quizás sirva mencionar a Miguel Hernández, a Mieses Burgos, Manuel del Cabral, a Benedetti, con todo y lo marginado (en algunos círculos resulta como hablar de bachata en un club de alta) y a los surrealistas franceses.

¿Cuáles son tus preocupaciones estéticas y temáticas?
No me preocupo por la estética ni por los temas, generalmente me siento y escribo lo que sale, soy algo flemática y eso impide que pula mucho.

¿Qué te parece lo que escriben los demás escritores de tu generación?
Mucha gente hace muchas cosas buenas. Creo que somos una buena cosecha y que hemos logrado mostrar una limpieza de imágenes y una voz propia que nos identifica, sin tratar de romper con nada de golpe y sin atarnos a lo que está.

¿Qué futuro le espera a la literatura dominicana?
Hay mucha luz joven, pero sigue debajo de un manto que impide que resplandezca. Faltan oportunidades. Los espacios son pocos para la nueva guardia y aun para la vieja.

Tus proyectos literarios para este 2009:
Nunca me he trazado proyectos literarios. Escribo cuando se me ocurre y sin ningún objetivo específico. Antes de publicar tenía montones de cosas dispersas y de hecho, mi libro salió por interés de otros, pero quizás este año las cosas den un giro.


Víctor Manuel Ramos
Libros publicados: Publiqué mi primer libro de cuentos, «Morirsoñando: cuentos agridulces, 1998-2005» en 2005. Colaboré en 2002 para la antología periodística «American Lives: The Stories of the Men and Women Lost on September 11» y se me incluyó en «Viajeros del rocío», una antología de cuento por narradores dominicanos en el extranjero, publicada en 2008. Publico desde noviembre de 2008 la novela «La vida pasajera», pero a manera de “blogonovela”; quizás más adelante venga en papel.

¿Cuáles libros y autores te resultan imprescindibles y han marcado tu formación literaria?
En esto soy algo anticuado; estoy atrapado en otros siglos y no el presente. Entre los libros: «Pedro Páramo» de Rulfo; «Cien años de soledad» de García Márquez; «La metamorfosis» de Kafka; «Death of a Salesman» de Miller; «Othello» de Shakespeare; «Don Quijote de la Mancha» de Cervantes; «La vorágine» de Rivera; «La vida es sueño» de de la Barca. No tengo ídolos, pero entre los autores que admiro se encuentran todos los mencionados más José Martí, Pablo Neruda, Víctor Hugo, Gabriela Mistral, Herman Hesse, Julio Verne, Emily Dickinson.

¿Cuáles son tus preocupaciones estéticas y temáticas?
Me gusta el lenguaje depurado, pero sin perder la prosa descriptiva que se acerca a la poesía. Me parece que la gracia de narrar no está solamente en el relato de alguna secuencia, sino también en transmitir una visión. No me gusta el lenguaje descuidado que contiene palabras de más.

La temática es un asunto bastante amplio. Podría citar aquella frase que se atribuye a Terencio: “Soy hombre. Nada de lo que es humano me es ajeno”. Hay temas que se repiten porque se desprenden de la propia experiencia. El desarraigo del destierro, por ejemplo. Pero están esas grandes preguntas existenciales de las que creo que muchos escritores contemporáneos tienden a reírse: quiénes somos, por qué vivimos, para qué vivimos.

¿Qué te parece lo que escriben los demás escritores de tu generación?
Conozco poco. Leo algunas cosas que me llegan de un lado u de otro y me gustan, pero no me atrevería a emitir juicio con tan poca información de base. Hace falta mayor y mejor proyección de los nuevos talentos. Hacen falta puntos de encuentro; que ya que vivimos en un mundo de distancias usemos, por ejemplo, el Internet para propiciarlos.

¿Qué futuro le espera a la literatura dominicana?
Tengo ideas contradictorias a este respecto. Por un lado, me desalienta el bajo nivel de interés en los libros y la lectura, tanto en República Dominicana como en el resto del mundo dominado por los medios audiovisuales. Cualquier adolescente puede repetir la letra de un reggaetón, pero no conoce de la misma manera una poesía, un cuento u el fragmento de alguna novela. Y la verdad es que sin lectores no hay literatura. Por otro lado, pienso que el éxito internacional de escritores como Julia Álvarez y, sobre todo, Junot Diaz puede despertar, aunque sea por moda, mayor interés en otras voces que presenten alguna versión de la dominicanidad. Sin embargo, hay que preguntarse qué es literatura dominicana: ¿es la que se escribe en el país, o cuenta la que se escribe fuera pero tiene elementos dominicanos? ¿es literatura dominicana el libro de un autor peruano sobre un tema dominicano? ¿es literatura dominicana la que se escribe en inglés por autores de origen dominicano? Y cabe preguntarse: ¿por qué hay mayor proyección para los que escriben en inglés? ¿es cuestión de talento o hay otros factores?

Tus proyectos literarios para este 2009:
Estoy escribiendo una novela y probablemente escribiré cuentos. Pero no me gusta hablar mucho de lo que voy a hacer. Pierdo el interés cuando me pongo a hablar mucho.