Asalto poético al Parque Duarte


Recientemente los miembros originales del grupo literario Tinta Fresca decidimos realizar un “asalto poético al Parque Duarte” cuyo único requisito era llevar libros para donar e ir con un sombrero, boina, gorra, peluca, pañoleta o con “pájaros en la cabeza” como diría Ismael Serrano. La actividad consistió en ir al parque con libros de nuestra propia autoría u otros que quisiésemos donar para ponerlos ahí y todo el que pasara pudiese llevarse uno, pero uno nada más, de esa manera garantizábamos que mucha gente tocara libros y que además la persona se llevara uno que realmente le interesara. En el evento también leímos poesía, se cantó y hasta se dijo un manifiesto poético a cargo de Rafael P. Rodríguez, presidente del Club de los Poetas sin Importancia, quien estuvo presente y se gozó como nadie la actividad.

Todo surgió cuando a mí se me ocurrió la idea de donar algunos libros míos que tenía en casa, pero como no quería ser la protagonista de la actividad, la hicimos más genérica e invitamos a todo el mundo a unirse a esto, en especial a escritores y otros artistas. En realidad fue una convocatoria modesta pero nos alegramos del apoyo recibido, del entusiasmo de la gente, de que no quedara un solo libro, de que el evento fuera un éxito y la pasáramos súper bien.


¡Viva la lectura y la poesía!


Rafael P. Rodríguez, presidente del Club de Poetas sin Importancia, leyendo su manifiesto.

Gregorio Espinal leyendo su poesía.

El músico Alejandro del Mar Binet y la actriz María Ligia Grullón.

La artista visual y escritora Judit Fernández.

Ro leyendo su poesía.

Una joven leyendo en el parque.

Un señor que se quedó a escuchar las lecturas y las gozó.

Magdiel Núñez leyendo su poesía.

El músico, diseñador y escritor Emmanuel Breton cantando.

La actriz y poeta Yanilsa Cruz leyendo su poesía.

Argénida Romero leyendo un poema de su libro Mudanzas.