Ante la violencia no hay que callar

(Rosa Silverio presentando el acto y hablando de las motivaciones)

El pasado sábado 24 de noviembre se realizó el evento "No callaré aunque me arranques la lengua" organizado por mi esposo Miguel Ángel y por mí. El bar Diablos Azules fue el lugar que nos acogió y allí diez artistas realizaron diferentes acciones artísticas con el objetivo de sumarse a la lucha contra la violencia de género.

Los escritores y las escritoras que participaron fueron: Lilian Pallares y Charles Olsen con un vídeo-poema titulado «Besos rotos», Marisa Peña con su vídeo-poema «Oscura presencia», Sonia Betancort con el vídeo-poema «La ahorcada de Sade», Eusebio Priego con el poema dramatizado «No», Emmy Lajara con la dramatización y canto «Yo soy una mujer», Ángeles Fernangómez con la dramatización de su micro-relato «Cosas de la estupidez», Ana Griott con la dramatización del cuento «La verdadera historia de la rata que nunca fue presumida», Miguel Ángel Hernández con la performance «Estoy harta» basado en un poema de la escritora Silvia Cuevas-Morales, Vera Moreno con la performance «El fin de los amores tóxicos» y yo con la performance «No callaré aunque me arranques la lengua», inspirado en un poema de mi autoría.


(Ángeles Fernangómez, Eusebio Priego y Lilian Pallares) 

 (Vera Moreno durante su performance)

(Emmy Lajara en plena actuación) 

(Ana Griott dramatizando su cuento) 

(Miguel Ángel Hernández interpretando a un hombre maltratador) 

(Eusebio Priego dramatizando su poema «No»)